lunes, 8 de abril de 2013

NUEVO ORDEN MUNDIAL, CADA PAÍS ES UNA FILIAL



NUEVO ORDEN MUNDIAL, CADA PAÍS ES UNA FILIAL


 Dios no ha querido esta hora, pero, irremediablemente ha llegado, notar el detalle, desde el principio de las Revelaciones, de las manifestaciones, apariciones, signos, etc., tanto de la Mujer Vestida de Sol, María Virgen, como de Su Hijo, Jesús, El Señor-Mesías, hablaban o advertían llamando la atención con la intención de evitar un inminente castigo.

 No se les hizo caso, porque a Dios en el mundo nunca se le hace caso sino hasta que es demasiado tarde para nuestra desgracia de malditos hijos caprichosos, por ello con el correr del tiempo lo que decían tanto El Señor como Su Madre, María Virgen, era retrazar el castigo inminente, y ya inevitable.
 Como otra vez no hubo respuesta, sino mas rebeldía, depravación, corrupción e ignorancia para con Dios, las almas se fueron envolviendo en mas y mas densas tinieblas, por lo que al final, lo decían tanto El Señor como María Virgen era que tal castigo ya no solo no era evitable, ni retrazable, sino que debíamos orar y hacer penitencia para tratar de atenuarlo.

 Tres pasos de una advertencia ultraterrenal, ya se ha colmado la medida, se ha cumplido el tiempo, el castigo es inevitable, y estamos ante él.

 El gran castigo consiste en la abominación de la desolación, en la gran desolación, es decir, en la mas completa y absoluta ausencia de Dios, se ha apagado toda revelación, solo subsisten algunos focos aislados y tenues, pero, las tinieblas imperan y a cada instante son mas y mas densas, oscuras, terribles, insoportables e irremediables.

 Esto, como es enteramente espiritual, pasa absolutamente desapercibido para las almas absolutamente racionales y materialistas, humanistas y apegadas al mundo, pero, obvian el hecho que aquello que ocurre espiritualmente, irremediablemente da signos en el mundo material, superficial, terreno, así es que suceden desgracias, guerras, pestes, hambres, algunas de las cuales son naturales, otra no tanto.

 El problema es que, a la ausencia de Dios provocada en el mundo, ha podido avanzar el enemigo e instaurar su reino del terror, el que se ve reflejado en el nuevo orden mundial, donde las naciones son sometidas a una dictadura internacional a manos de unos pocos que son poderosos en el mundo materialistas, que dominan las mentes y esparcen el gran engaño, la mentira.

 Respecto del nuevo orden mundial, se puede leer mucho en internet, pero, son síntesis destacables como para empezar a comprender el problema y su gravedad, la obra, “Síntesis del proyecto mundialista”, del Cnl. M. Seineldín, y “Gobierno mundial”, de Esteban Cabal.

 El hambre es provocado para alterar a la población y lograr que se preocupe solo por sobrevivir mientras unos pocos se enriquecen y se dedican a mantener el control de muchos con engaños, mentiras, usando los medios de difusión, propaganda de desinformación, librando una guerra en las mentes y corazones para lograr que el sometimiento al control sea voluntario y colaboracionista, como en la novela distópica “1984”, de G. Orwell.

 No hay educación para que no haya capacidad de pensar y solo haya sometimiento o adhesión a la doctrina-mentira imperante, pues así la verdad es lo que se diga oficialmente.

 Las pestes no son casuales, son los mismos laboratorios que fabrican la cura los que las propagan previamente, los gobiernos las usan para reducir la población, cuando previamente han destruido el sistema sanitario.

 Las guerras se utilizan para obtener rédito económico de pocos, como lo enseña Naomi Klein, en su obra, “La doctrina del Shock”, y como también lo explica el precitado autor en su novela, donde además destaca que la guerra es en sí, contra los mismos ciudadanos. Al final, los que no mueren de hambre, ni en pestes, mueren en la guerra.

 No se puede evitar el dominio de unos pocos banqueros y empresas a través de las organizaciones masónicas, sus filiales, dependientes, fundaciones, etc., es inevitable, es el reflejo material, el extremo material del imperio o dominio espiritual de la muerte eterna y de satanás, de la ausencia de Dios en el mundo.

 Es inevitable que haya guerras, hambres, pestes, son medios utilizados para instaurar definitivamente el nuevo orden mundial y consolidarlo. No solo cada país es una filial, sino mas bien una provincia del imperio mundial cuando pudo haber un reino de Dios sobre la tierra y ahora solo se ve reducido a lo espiritual, que es lo que debemos empezar a buscar, de lo contrario, la situación se agravará mas.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

APAGÓN EN EL CONO SUR

APAGÓN EN EL CONO SUR 1.- Para meditar: En el domingo de la Santísima Trinidad , Argentina amaneció sin luz , sin agua y...